Tours de Aventura en Perú
Menu

CUSCO PARA BACKPACKERS

Cómo recorrer la ciudad en forma particular

Segunda carta de un antiguo Inca

By In Blog On 4 Mayo, 2016


Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Mi segundo día en Cusco fue algo más fácil de asimilar. Tras mi inevitable desoriente, entendí que mi Qosqo no había cambiado tanto como parecía. Sólo que, sin dudas, se había aggiornado a la vida moderna. Así que comencé a visitar agencias de turismo, hasta que di con Inka Jungle Tour. Ahí me explicaron todo lo que podía conocer de mi ciudad natal.

pluma

Comenzaré por decir que si vienes a mi ciudad, podrás realizar dos tipos de turismo. En principio uno más económico, orientado a backpackers y otro con más comodidades.

El que tiene más comodidades es por agencia, de modo que con ir a Inka Jungle Tours, ellos podrán solucionarte todo.

Ahora bien, puedes conocer la ciudad histórica de Cusco y sus cercanías por tu propia cuenta y con un presupuesto que sea adapte a tus necesidades. Te cuento lo que hice yo, un inca de ayer en el Cusco de hoy.

Cusco_Airport

Fuente: Wikipedia

Aquel portal mágico que se abrió en mi hermosa ciudadela de Machu Picchu, me dejó a algunas cuadras del aeropuerto. Al pasar por allí, me encontré a los famosos “jaladores”, como le dicen aquí. En otras palabras, los taxistas que están dentro del aeropuerto y ofrecen llevarte a la plaza principal por algunos soles más de lo que cuesta un taxi en las afueras.

Un taxi en las afueras del aeropuerto a la Plaza de Armas podría costarte unos diez soles. Si puedes esperar y tomarte un autobús, te costará unos 2,50 soles hasta la Plaza Mayor. Como yo no tenía equipaje y en mis tiempos caminar era algo de todos los días, salí rápidamente a la Avenida de la Cultura y comencé a caminar en dirección al centro histórico.

Ah, un dato que vi por allí: de Lima a Cusco en bus demora unas veintidós horas. Yo utilizo portales, claro, pero trata de tomar un buen servicio de transporte ya que se te hará más liviano el viaje. Un taxi desde las afueras de la terminal terrestre a la plaza principal puede costarte unos 7 soles.

Bien, Cusco se llama así porque significa centro del mundo y así era en mis tiempos. Sígueme y verás por qué le decíamos así.

Real Plaza Mall in Cusco

Centro comercial Real Plaza, Cusco, Perú

Bien, cuando llegué a la Plaza de Armas me encontré cosas nuevas. La verdad que, la que antes había sido nuestro centro administrativo y religioso, estaba hermosa. El césped recién cortado y prolijamente cuidado, flores por todos lados y libre de vendedores ambulantes. Recuerdo que ese día estaba llena de locales tomando sol y descansando en sus banquitos, y de turistas tomando fotos de todo tipo y color. A los alrededores, además de la Catedral, me encontré con casas de cambio, agencias de turismo y locales de comida moderna.

Lo que más me llamó la atención fue la catedral. También conocida como la Basílica de la Virgen de la Asunción, como la llamaron los españoles que la construyeron. Si mi memoria no falla, en ese lugar teníamos nuestro “Suntur Wasi”, la casa de nuestro Dios creador Wiracocha. Nosotros no cobrábamos, pero si tú quieres visitar la catedral, puedes hacerlo todos los días de diez de la mañana a seis de la tarde y cuesta veinticinco soles. Si quiere ir gratis, debe ir para misa, de cinco a nueve de la mañana.

Pero hay otra iglesia muy cerquita. En el mismo lugar donde nosotros habíamos construido Amarucancha, ahora se encuentra la Iglesia de la Compañía de Jesús. Visitarla cuesta diez soles y puedes hacerlo de lunes a domingo.

Algo que me puso contento fue encontrar Qoricancha casi como lo dejamos. La dirección actual es Avenida el Sol, esquina Santo Domingo. Nuestro Templo del Sol. Aquí y en su museo vas a aprender, entre otras cosas, que vivía nuestro máximo sacerdote, que allí realizábamos nuestras observaciones astronómicas y adorábamos a nuestras divinidades más supremas. Después los españoles construyeron encima el Convento Santo Domingo, dejando al descubierto la primera mitad de piedra inca en las paredes. Puede ir a conocerlo de lunes a sábado de ocho y media de la mañana a cuatro y media de la tarde y los domingos de siete a once de la mañana. Cuesta diez soles. 20150620_211740

Bien, seguí las instrucciones que me habían dado en la Inka Jungle Tour y de la Plaza de Armas comencé a caminar por la calle Hatun Rumiyuq. Pasé por la piedra de los doce ángulos. Nosotros ni nos dimos cuenta, pero, al parecer, muchos visitantes se detienen en el Palacio Arzobispal donde antes estaba nuestro palacio Inca Roca, para apreciar esta extraña figura geométrica.  Yo no entré por nostalgia. Pero, si quieres, puedes ingresar y ver una colección de pinturas y muebles coloniales a quince soles la entrada. Luego de la piedra, seguí camino hasta el barrio San Blas.

¿Qué tiene San Blas? Bueno, en Inka Jungle Tour me recomendaron dar una caminata por allí y la verdad es que acertaron. Me encontré con un barrio bohemio, de angostas calles, casa mitad incas mitad coloniales y, por supuesto, lleno de artesanos, talleres de arte, una pequeña plaza y su original mercado.

inca

Antiguo Inca

Hablando de arte, te cuento que hay un museo contemporáneo en la Plaza Regocijo y puedes visitarlo de lunes a sábados de nueve de la mañana a seis de la tarde y los domingos de nueve de la mañana a una del mediodía.

En esa misma plaza encontrarás también la casa del Inca Garcilaso de la Vega, aquel que conjugara de forma más que precisa la cultura del Inca y su asimilación con la española-colonial.

Ahí, mismo, en la calle Garcilaso, la señorita que me vendió una bolsita de emoliente, me recomendó ir al Monumento de Pachacutec, donde también funciona un museo, con un punto panorámico en la cima. Pachacutec fue uno de los gobernadores más importante que tuvimos. Si quieres saber por qué, puedes dirigirte hasta el Óvalo Pachacutec  (pregunta por Wanchaq). Puedes visitarlo todo los días de nueve de la mañana a siete de la tarde. Yo el museo lo pasé por alto, pero la vista es increíble.

20150604_130019

Feria

Cuando bajé del museo, de nuevo al óvalo, ya era mediodía. Necesitaba comer algo. Preguntando a los locales actuales, me mandaron al mercado San Pedro. Uff… un mundo dentro de Cusco. Allí me encontré de todo y de todo tipo. Desde jugos y hojas de coca hasta café, cacao, almuerzos típicos… y a bajo precio. Aproveché y compré algunas frutas de más para llevarme a Sacsayhuamán.

A Sacsayhuamán puedes ir desde plaza San Blas o hacer un recorrido mucho más largo, pasando antes por otros sitios arqueológicos. Yo hice la ruta más larga, te la cuento, tal vez te sirva. Eso sí, esperé al día siguiente, porque lleva un tiempo realizarla.

20150604_123231

Cuy, comida típica de Cusco, Perú

Empecé bien temprano, camino a Tambomachay, uno de nuestros orgullosos avances en ingeniería hidráulica. Puedes ir en Minivan (desde Puputi y Vallejo por tres soles) o en autobús (desde Tullumayo 200 por menos de dos soles).  Desde Tambomachay me fui caminando hasta Pucapucara y de ahí, también caminando, hasta Q’enqo. Si quieres, puedes ir en bus por algo así como un sol. A la hora ya estaba allí. Muchos pasan por alto este lugar, pero la verdad es que yo recomiendo tomarse el tiempo para recorrer los varios sitios arqueológicos que se encuentran en esta zona. Además, a quince minutos de allí se encuentra Saqsayhuamán.

Estuve un tiempo recorriendo este antiguo asentamiento construido en piedra caliza. Es gracioso escuchar hoy a los arqueólogos debatir si Saqsayhuamán era un centro religioso o una fortaleza militar. Podría aclararte esas dudas, pero me gusta el misterio. Digamos que sólo mencionaré que está emplazada en la “cabeza del puma”. Podrás ingresar con tu boleto turístico o abonando desde veinticinco soles.

De allí caminé algunos pocos minutos hasta el Cristo Blanco. Una impresionante escultura desde donde puedes obtener una vista increíble de la ciudad de Cusco. El acceso es gratuito y te encantará culminar la gran caminata allí. Bueno, al menos esa fue mi sensación. Aproveché a tomar un descanso, terminar las frutas que había comprado en el mercado y comencé a descender las escalinatas, terminando la travesía en la plaza San Blas.

20151207_182051

Anochecer en Cusco

Yo ya estaba cansado y necesitaba escribir este post para la agencia Inka Jungle Tour, pero si tú continúas con energías, hay, por ejemplo un montón de iglesias para seguir recorriendo. Cusco está repleto de ellas. Treinta y tres en total. San Blas, La Merced, Santa Catalina, San Cristóbal, San Francisco, en fin…

Otras opciones: museo de la coca, museo del café, museo del chocolate… Si quieres, puedes leer este post donde los detallan con exactitud.

Así concluye la segunda carta de un antiguo inca en la actual ciudad de Cusco. ¡Hasta pronto!

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someonePrint this page

About the Author

Marcos

Periodista, guionista y redactor creativo argentino. Viajero por vocación y cuentista por consecuencia. locodehistorias.wordpress.com

Related Posts

Pre-made Skins

Here you can see the pre-made skins for Vertikal. Vertikal is a true high quality and clean multi-purpose theme which will fit for any business and websites.

Please take a look at these demos. We believe Vertikal will suit for you and you will love it as much as we do...